domingo, 9 de diciembre de 2012

La UE potenciará las soluciones digitales de los servicios de salud de los Estados miembro

LA COMISIÓN PRESENTA UN PLAN DE ACCIÓN ENTRE 2012 Y 2020
Se incluye toda clase de aplicaciones TIC utilizadas en el sector sanitario

Redacción. Bruselas
La Comisión Europea ha presentado un plan de acción que busca potenciar las soluciones digitales de la atención sanitaria en los sistemas de salud de los Estados miembro entre 2012 y 2020 para mejorar, por un lado, la atención personalizada de los pacientes y ofrecerles un mayor control sobre los cuidados prestados y, por otro, reducir costes y mejorar en eficiencia.

Las soluciones digitales incluyen desde registros electrónicos de los historiales de pacientes, servicios de telemedicina, sistemas de salud portátiles hasta tecnologías de la información y comunicación para asistir en áreas como la prevención de enfermedades, diagnósticos y tratamientos y asimismo cubren la interacción entre médicos y pacientes o profesionales de la salud o la transmisión de datos entre instituciones o profesionales sanitarios.

A pesar de que estas soluciones no sólo contribuyen a una atención sanitaria más personalizada sino que también contribuyen a reducir los costes, muchos pacientes y profesionales sanitarios todavía no cuentan con la infraestructura, capacidades y confianza para utilizarlos.

José Manuel Durão Barroso, presidente de la Comisión Europea.
Por ejemplo, sólo el cuatro por ciento de los hospitales públicos, privados o universitarios en Europa da acceso al historial médico del paciente a través de internet, a pesar de que el 81 por ciento de ellos cuenta con uno o más sistemas de registro electrónico de estos historiales. Y apenas el ocho por ciento da a los pacientes la oportunidad de pedir consulta en la red, según datos de 2010 que maneja el Ejecutivo comunitario.

Aunque el 43 por ciento de los hospitales intercambian informes radiológicos, apenas el 30 por ciento prescribe recetas electrónicas; sólo un ocho por ciento supervisa a pacientes de forma telemática, y apenas el cinco por ciento practica algún tipo de intercambio de información clínica con otros hospitales de la UE.

También se trata de utilizar las soluciones digitales como la telemedicina para reducir costes en los sistemas de salud y ahorrar visitas innecesarias de pacientes a los hospitales. Por ejemplo, el 80 por ciento de los pacientes en Reino Unido visita al médico de cabecera exclusivamente para renovar la receta, aunque el Gobierno confía en reducirlas de forma sustancial cuando los pacientes comiencen a utilizar desde abril de 2013 el sistema electrónico de receptas y para solicitar citas.

La introducción de sistemas de supervisión del paciente a distancia podría mejorar un 15 por ciento la tasa de supervivencia de los pacientes y reducir el 26 por ciento el número de días que un paciente requiere de hospitalización según los resultados de un reciente estudio en Reino Unido, Países Bajos y Alemania.

Dinamarca por su parte ha logrado ahorros de 120 millones de dólares anuales (unos 93 millones de euros) gracias a sus sistemas de comunicación entre pacientes y médicos, además de ahorrarles de media 50 minutos al día en tareas administrativas y que figuran entre los menores del mundo, según varios estudios.

Además con el objetivo de facilitar el mercado transfronterizo de la telemedicina, la Comisión Europea ha presentado un documento de trabajo que clarifica la legislación europea sobre los derechos del paciente y las condiciones de reembolso de servicios de telemedicina recibido en otro Estado miembro. También aclara que los profesionales sanitarios cualificados que ofrezcan servicios transfronterizos de telemedicina no necesitan obtener una licencia adicional ni registrarse en el Estado miembro del paciente para ofrecer sus servicios, así como las condiciones jurídicas estrictas sobre el tratamiento de datos sanitarios.

Sector potencial frente a la crisis

El Ejecutivo comunitario confía en que el plan de acción contribuya a fomentar el mercado de la telemedicina en la UE, en el que ve potencial de crecimiento. A pesar de la crisis económica, el mercado mundial de la telemedicina ha pasado de los 9.800 millones de dólares (unos 7.588 millones de euros) en 2010 hasta los 11.600 millones de dólares (unos 8.982 millones de euros) en 2011, mientras que el mercado de las aplicaciones sanitarias digitales podría crecer en unos 17.500 millones de euros de aquí al 2017.

Con el objetivo de apoyar a las pequeñas y medianas empresas que quieran dar el salto al mercado de la sanidad electrónica, el Ejecutivo comunitario propone en su plan de acción crear las denominadas 'incubadoras jurídicos' en clínicas, donde los estudiantes de Derecho bajo la supervisión de sus profesiones podrían dar asesoramiento legal para empresarios y empresas de la información y la comunicación.

Bruselas quiere reservar unos 8.000 millones de euros del presupuesto europeos para 2014-2020 para apoyar la investigación y el desarrollo en el área de la salud, el cambio demográfico y el bienestar y proyectos de medicina personalizada, analítica avanzada o las tecnologías y aplicaciones móviles.

En su plan de acción, Bruselas propone desarrollar este año directrices sobre los datos de historiales médicos de pacientes para su intercambio y medidas comunes para hacer interoperable la identificación y autentificación electrónica, así como las bases de datos de productos de medicina e insta a los Estados miembros a desarrollar estrategias nacionales de salud electrónica teniendo en cuenta las recomendaciones a nivel internacional y a poner en marcha soluciones innovadoras para promover el envejecimiento activo a mayor escala.

El Ejecutivo comunitario se compromete a realizar en 2013 un estudio para examinar la legislación en los Estados miembros que regulan los historiales médicos electrónicos con vistas a emitir recomendaciones sobre los aspectos legales para su interoperabilidad y a finales de este año comenzar a preparar el despliegue de los servicios de salud electrónica interoperables a mayor escala.
A partir de 2013, Bruselas también presentará propuestas para facilitar la cooperación entre los Estados miembros para mejorar en la integración de los servicios de salud electrónica transfronteriza, apoyará medidas para mejorar la alfabetización digital de los ciudadanos y el desarrollo de directrices clínicas prácticas para los servicios de telemedicina especialmente de enfermería y servicios sociales.
También analizará indicadores más específicos de sanidad electrónica y estudiará el impacto económico de su implantación entre 2013 y 2016, aunque los indicadores comunes en toda la UE no serán fijados hasta 2014.

Entre 2013 y 2020, la Comisión apoyará acciones para mejorar las condiciones de mercado para productos de sanidad electrónica y, entre 2014 y 2020, proyectos de investigación por ejemplo de instrumentos digitales que permitan integrar los sistemas sanitarios y de cuidados sociales.  Bruselas también se compromete a lanzar un Libro Verde sobre las aplicaciones de salud electrónica a la altura de 2014 para recabar la opinión de todos los actores interesados.

Para 2015, el Ejecutivo comunitario se compromete a presentar un marco para la interoperabilidad de la sanidad electrónica en base a estudios, proyectos piloto y de investigación llevados a cabo y propondrá sistemas a nivel europeo de pruebas, etiquetado y certificación de los sistemas de sanidad electrónica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada