martes, 28 de febrero de 2012

La salud y los móviles


El doctor José Luis Palma Gámiz no sólo llama la atención sobre el creciente uso de los teléfonos móviles para el acceso a información sanitaria, así como sobre las posibilidades que encierran en el campo de la asistencia, al tiempo que se lamenta de la infrautilización de algunas de las posibilidades que comportan los nuevos instrumentos a nuestro alcance, como la de incluir la historia clínica en el DNI electrónico.
Madrid 29/02/2012, José L. Palma Gámiz
Un reciente informe de la compañía de investigación y seguimiento de tendencias comScore indica que el número de norteamericanos que tiene acceso a la información de salud desde sus teléfonos móviles va en aumento constante y progresivo: durante el último tercio del pasado año, unos diecisiete millones de personas utilizaron sus dispositivos móviles para acceder a informaciones de carácter sanitario, lo que supone un crecimiento del 125% en relación al mismo período trimestral del año anterior.

La firma de investigación detectó, como era de esperar, que el 60% de las personas que busca información de salud en sus móviles eran menores de 35 años. A ese ritmo de crecimiento, la información sobre salud expuesta en los dispositivos móviles se convertirá muy pronto en una de las categorías de más rápido crecimiento respecto de todos los contenidos que se suministran en red.

En la misma línea Manhattan Research informaba de que alrededor de un 26% de los estadounidenses habría utilizado sus teléfonos móviles inteligentes para acceder a la información de salud en el último año. Por contraste, la misma agencia informó de que en 2010 sólo el 12% de ellos habría buscado información de salud a través de dispositivos móviles lo que demuestra el continuo in crescendo de esta actividad.

Situación en España

En España no existen datos definitivos sobre el acceso a la información sanitaria a través de los dispositivos móviles aunque, habida cuenta los datos que se manejan sobre la navegación en Internet, se sospecha que, en breve, aquella actividad será indudablemente importante.

En nuestro país el DNI electrónico es otra herramienta de trabajo hoy por hoy manifiestamente infrautilizada. Su utilidad en la emisión de certificados electrónicos oficiales y otros procedimientos es evidente; mas a pesar de ello, quizá por falta de información, suele utilizarse poco o muy poco. La gran novedad apenas utilizada del DNI electrónico es su chip inteligente que permite numerosas gestiones de toda índole, dejando siempre patente nuestra identidad. La historia clínica grabada en el chip es uno de los recursos desgraciadamente menos aprovechados de los muchos que ofrece el dispositivo electrónico. Espero que el futuro cambie esta tendencia.

El talón de Aquiles de estos dispositivos, sobretodo la información obtenida a través de los móviles, es el ingente cúmulo de información que pueden proporcionar provocando en ocasiones el naufragio del internauta navegante que no acierte a asirse a la tabla de salvación dentro de un mar agitado por un exceso de información mal ordenada y peor clasificada.

Algunas instituciones sanitarias llevan algún tiempo implementando herramientas que permiten a determinados colectivos de pacientes la utilización de estos dispositivos en pro de su salud, manteniéndolos no sólo informados, sino vinculados permanentemente a sus médicos. En este sentido, hipertensos, diabéticos, pacientes coronarios o portadores de marcapasos pueden, a través del móvil, enviar información de los cambios que puedan experimentar sus parámetros biológicos para información de su médico y, en su caso, para adoptar modificaciones terapéuticas si fuesen necesarias.

En este sentido, están bastante desarrollados medidores permanentes e incruentos de glucosa plasmática, que permitirán el envío de los cambios glucémicos a través del móvil, del mismo modo que otros parámetros biológicos como la presión arterial, la pulsioximetría o el mismo electrocardiograma emplearán las mismas vías de canalización e información entre el paciente y su médico.

La bondad de estos nuevos sistemas salta a la vista por cuanto no sólo permitirán una práctica médica más directa e inmediata, sino porque abaratarán costes en un sistema sanitario tan expuesto a los vaivenes de la sostenibilidad financiera.

Hay quien dice que, hoy en día, los nuevos teléfonos móviles son tan útiles que sirven para casi todo, incluso para hablar por teléfono.

José Luis Palma Gámiz es Director Médico de CIE Telemedicina (Grupo eDiagnostic)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada