miércoles, 7 de septiembre de 2011

Adaptación a la Cronicidad

Uno de los resultados de nuestro Sistema Nacional de Salud es la prolongación de la esperanza de vida en las últimas décadas y como consecuencia de ello el aumento de la prevalencia  de las personas que padecen enfermedades crónicas, actualmente suponen el 80% de las interacciones con Osakidetza y consumen el 77% del gasto, de manera que la mayoría de los pacientes de nuestro sistema sanitario son crónicos, afectados por una o más patologías. Mientras se daban estos cambios en la sociedad nuestros hospitales no han variado su enfoque al paciente agudo o crónico reagudizado, por tanto en estos momentos, sí queremos seguir prestando una asistencia de calidad, nos vemos en la obligación de complementar este enfoque teniendo en consideración los factores que son importantes en las intervenciones con enfermos crónicos:
·        Diagnóstico centrado en el individuo en su conjunto, incluyendo entorno social, frente a diagnóstico centrado en la enfermedad y síntomas agudos.
·        Mayor importancia de las intervenciones proactivas, preventivas y rehabilitadoras.
·        Rol más importante y activo del paciente y su cuidador.
·        Necesidad de coordinación/integración de todos los niveles de atención
Estas diferencias en el enfoque de las intervenciones hacen que el fenómeno de la cronicidad requiera un modelo diferente al típicamente utilizado para los agudos. En el actual modelo organizativo el paciente crónico recibe una atención más episódica que continua y la consulta está normalmente determinada por los problemas agudos que le han surgido al paciente, estamos ante un modelo reactivo de asistencia. Debemos ir hacia un modelo organizativo más proactivo para asegurar que los pacientes:
  • Sean capaces de gestionar su enfermedad
  • Reciban los cuidados para el control de su enfermedad y la prevención de complicaciones
  • Tengan un sistema de seguimiento continuo tanto virtual como presencial
  • Dispongan de un plan de control de su enfermedad pactado con el profesional sanitario
Como se puede fácilmente visualizar los cambios necesarios en nuestras organizaciones para dar una respuesta adecuada a este reto tienen un aspecto común: su complejidad, puesto que requieren un gran número de intervenciones en diversas áreas de actividad, siendo necesario actuar sobre diferentes factores y agentes. Para poder llevar a delante con garantías de éxito este cambio, necesitamos una trasformación progresiva e integral de nuestro sistema de prestación de asistencia sanitaria.
Para implementar esta transformación se necesita una combinación de dirección estratégica con compromiso clínico y gerencial. Debemos tener una visión y aspiraciones comunes, que deben estar bien comunicadas y compartidas de manera que todos los actores de la trasformación sepan la meta que se quiere alcanzar, además deben darse unas reglas de juego básicas compartidas por gerentes y profesionales. Reglas que consisten en una financiación basada en resultados que promuevan el uso eficiente de los recursos y una selección de las intervenciones en función de criterios de evidencia científica



 


Santiago Rabanal es Director Gerente del Hospital Galdakao-Usansolo








   Publicado en "El Hospital del Futuro:Las ideas de los expertos"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada