miércoles, 31 de agosto de 2011

La nueva formación especializada y el Hospital del futuro.

El Hospital de los próximos años tendrá que contemplar la incorporación de tecnologías eficientes que integren la práctica clínica como uno de sus pilares básicos junto con un intenso apoyo a la investigación de alto nivel y a un concienzudo programa de formación de profesionales.
En este tercer epígrafe es muy importante una apuesta firme por parte del Hospital puesto que la reforma de la formación especializada que está en marche requiere de su implicación.
La publicación en el año 2003 de la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS) supuso un salto cualitativo importante a la vez que sentó las bases para un mejor desarrollo de los aspectos formativos de los profesionales  sanitarios. En ella y en el apartado de Estructura de las Especialidades se señala, explícitamente, que las especialidades en Ciencias de la Salud se agruparán, cuando  proceda, atendiendo a criterios de troncalidad.
Es precisamente este mandato el que motiva hacer estas reflexiones. Es evidente que el avance en el conocimiento científico y tecnológico, en el ámbito de la medicina, hace necesario una especialización del profesional médico, pero tampoco es menos cierto que ese conocimiento puede tener parcelas comunes y de solapamiento entre las distintas especialidades.
Por otro lado, actualmente la especialización dirige al profesional hacia un camino  que le obliga a permanecer en él durante todo el tiempo que ella dura; en otras palabras el especialista médico siempre ha de continuar con la especialidad que en su momento eligió sin poder optar, a menos que comience de nuevo, a otra por la que en un determinado momento tenga preferencia; supone, en definitiva, una situación de rigidez que tiene el sistema MIR y cuya vuelta atrás pasa por comenzar desde el inicio en otra nueva especialidad. También es necesario señalar que no todas las especialidades existentes a día de hoy necesitan integrarse en troncos específicos. 
Precisamente esta reforma trata de corregir esta situación en el sentido de que pueda definirse un periodo formativo común a varias especialidades, que la LOPS establece al menos en dos años, y desde ese periodo o tronco el profesional puede elegir el resto de su formación para la obtención de un titulo de especialista; pero que si desea cambiar de especialidad al finalizar la formación, no necesita comenzar de nuevo sino que puede hacerlo a partir  del periodo formativo común; esta es la esencia de la troncalidad, poder formar al médico en más de una especialidad del mismo tronco sin tener que, cada vez, partir desde el principio.
Todo lo anterior hace, por una parte, menos rígido al sistema formativo, además permite un horizonte más amplio a la hora de poder decantarse por una u otra especialidad del tronco y además en situaciones puntuales de necesidades de determinados especialistas, la conversión es más sencilla que fuera del concepto de troncalidad. Por supuesto que también presenta dificultades como puede ser que la decisión de formación en especialidades de un tronco excluye a las que no pertenezcan al mismo y además puede añadir complejidad a la hora de definir con precisión los periodos formativos dentro del mismo tronco.
Ello va a suponer un nuevo enfoque en la organización de las actuales unidades docentes hospitalarias que deberán responder a nuevos requisitos generales de acreditación y  a nuevos programas formativos


Podríamos, por tanto, decir que entre los objetivos que llevan a desarrollar este nuevo aspecto, están, además de favorecer la elasticidad en la oferta de las diversas especialidades, mejorar el proceso de formación especializada y la competencia final de los especialistas sanitarios, lo que supone un amplio cambio cultural que va a permitir abordar los problemas de salud de una manera más integral y posibilitar trabajar de la forma más adecuada para poder proporcionar una atención sanitaria orientada a la resolución de los procesos con el enfoque multiprofesional y multidisciplinar que el estado actual de la ciencia requiere.



 
Alfonso Moreno es Jefe del Servicio de Farmacología Clínica del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.





Publicado en "El Hospital del Futuro: Las ideas de los expertos"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada